El 4 de marzo, a todos los estudiantes de Segovia les llegó un correo anunciando que el Campus de Segovia permanecería cerrado por tan solo catorce días y que abrirían después. Muchos alumnos no dudaron ni un segundo y compraron sus boletos para regresar a casa lo más pronto posible. Sin embargo, otros prefirieron permanecer en la ciudad, puesto que se suponía que el Campus iba volver a su normalidad.

Una semana después, los planes cambiaron. Ahora el campus no estaría cerrado hasta el 18 de marzo, sino que hasta el 14 de abril. Finalmente, en los primeros días de abril se le comunicó al grupo estudiantil que las clases presenciales no volverían hasta setiembre y que los exámenes finales serían en línea.

No obstante, para aquel entonces, ya era muy tarde para volver a casa. Los países comenzaron a cerrar fronteras. El riesgo de usar el transporte público para ir al aeropuerto solo aumentaba; y de pronto, no había otra opción más que quedarse en Segovia, lejos de la familia.

Por suerte, la ciudad siempre ha acogido a los alumnos con cariño y amabilidad. Fuera de sentirse como un extranjero en un lugar extraño, Segovia les ha dado a muchos un lugar donde muchos pueden llamar hogar. Es por eso The Stork te trae las experiencias de tres estudiantes del IE haciendo la cuarentena en Segovia.

Comenzamos con Francia Morales, estudiante de Relaciones Internacionales de segundo año. Ella nos comenta que está en su apartamento con su compañera de piso. “La verdad me está yendo mejor de lo pensado, siempre he sido una persona a la que le gusta mucho estar en casa, entonces nunca me faltan cosas por hacer. Sin embargo, extraño bastante poder salir a hacer ejercicio. Solía escalar en la naturaleza,” dice Francia con respecto a su experiencia, “Tengo mucha tarea de la carrera, pero si me quiero distraer, cocino, escucho música o leo. ¡Más que nada me he puesto al corriente con muchas series y listas de películas!”.

Por otro lado, tenemos a Alexandre Ucchino, estudiante de primer año de BBA-DATA. “¡Estoy bien! Aunque estoy sin mi familia y sin mis amigos, sigo estando en contacto con ellos a través de Instagram o WhatsApp,” nos cuenta él, además de que “Para no volverme loco, intento ser súper productivo. Hago deporte, me levanto temprano, estudio, leo también mucho… La verdad es que el tiempo pasa súper rápido.”.

Para finalizar, le preguntamos a Teresa Olombrada, estudiante de Derecho y Relaciones Internacionales de primer año, ¿cómo la estaba pasando en esta cuarentena? “La cuarentena en Segovia va bien, es como estar en casa”, nos responde. Luego de algunas bromas, Teresa también nos ha confesado que en esta cuarentena se ha dedicado a aprender a cocinar y a limpiar quemaduras de muebles.

La cuarentena puede ser algo agobiante para algunos; pero sin duda, es un momento para tachar de tu lista algunas películas y series como Francia, ser productivos como Alex, o sacarle el jugo a la vida como Teresa. ¡Lo importante es ser distraerse!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here