Costa Rica es un pequeño país en América Central. Es famoso por sus bellos paisajes y por su naturaleza, ya que contiene cerca del 6% de la biodiversidad del mundo.  Además, fue la nación en abolir el ejército.

No obstante, debido a la crisis que está enfrentando el mundo, Costa Rica ha dejado de ser un destino turístico. Miles de personas han pospuesto su viaje o aún peor, han cancelado sus vacaciones en dicho país. Esto ha afectado gravemente la economía del pequeño país centroamericano, puesto que el turismo significa un 6.3% del PIB en su economía. Sin embargo, no todo es tan caótico para Costa Rica en estos tiempos.

El primer caso de COVID-19 se reportó el 6 de marzo. A partir de ese mismo día, el Gobierno y el Ministerio de Salud comenzaron a planear las medidas de prevención. Cuando los casos llegaron a la primera decena, la nación respondió suspendiendo las reuniones masivas y cerrando las fronteras. Hoy en día, Costa Rica posee la menor tasa de letalidad en América Latina, pero ¿cómo esto es posible en un país subdesarrollado?

Fuente: BBC Mundo

1. Transparencia

Las autoridades sanitarias costarricenses han transmitido información al país constantemente. Desde el primer caso, el gobierno ha publicado las medidas a tomar y los siguientes pasos. Esto ha ayudado a prevenir fake news ya que las autoridades mantienen informados al país por diferentes medios, ya sea por medio de la televisión o redes sociales. De hecho, cada 15 días, el gobierno saca un nuevo comunicado para informar de las siguientes medidas que Costa Rica debía seguir. El pasado 27 de abril, los costarricenses recibieron una buena noticia, pues debido al descenso de la curva de casos activos las autoridades sanitarias permitieron retomar algunas actividades que antes no estaban permitidas. Estas nuevas medidas incluyen:

    • Cines, lugares para práctica o entrenamiento de deportes sin contacto, gimnasios y escuelas de natación podrán abrir establecimientos entre semana bajo ciertas condiciones.
    • Se habilitará fines de semana de 5:00 am a 7:00 pm, además de la lista de excepciones ya emitida a:
      • Los salones de belleza y barberías.
      • Venta al por menor de partes, piezas y accesorios para vehículos automotores y motocicletas.
      • Estacionamientos o parqueos.

El gobierno ha impuesto ciertas condiciones para estos establecimientos, tales como la máxima ocupación que deben tener estos lugares.  El siguiente 11 de mayo se evaluará si habrá más cambios.

Asimismo, la población costarricense ha reconocido al ministro de Salud, Daniel Salas como una de las autoridades más importantes en tiempos de Coronavirus. Es importante recalcar que el señor Salas urge quedarse en casa, lavarse las manos, y protegerse a la hora de toser y estornudar.

Fuente: Ministerio de Salud de Costa Rica

2. Tiempo

Sin duda, el tiempo jugó a favor de Costa Rica. El día que este país presentó el primer caso, otras zonas del mundo ya estaban en guerra contra el Coronavirus.

Esto ayudó a Costa Rica a prepararse mejor para cuando recibieran su primer caso. Después de los primeros diez casos, el país centroamericano aplicó las medidas de salud que otras naciones aplicaron semanas después. Aunque algunas medidas eran muy prematuras, Costa Rica prefirió seguir el famoso refrán: “En guerra avisada, no muere soldado”.

Por ello, el señor Salas afirmó que las primeras semanas “son semanas claves en donde la vida de muchos hermanos costarricenses depende de nosotros. No hemos pasado la parte más dura, no hemos llegado al pico de la curva de contagios, aún faltan varias semanas“.  Estas acciones inmediatas de las autoridades costarricenses en las primeras dos semanas fueron cruciales en la batalla contra el Coronavirus.

 

3. Abolición del ejército

Uno de los mejores logros en la historia de Costa Rica es que no posee ejército. El país abolió el ejército en 1948. Desde ese año, el dinero que era destinado para el ejército, ha sido utilizado para financiar la educación, la salud universal y en seguridad social. Debido a esta decisión que fue tomada hace 72 años, Costa Rica ha logrado hacerle frente al nuevo coronavirus.

Además, gracias a la inversión en la ciencia, la nación centroamericana ha logrado fabricar 30.000 mascarillas de protección facial, más de 1.500 respiradores y la producción de anti venenos.

4. Disciplina

De acuerdo a el ministro Daniel Salas, “la lucha contra la pandemia es de todos y la pelea la damos juntos”. Por eso, es importante el comportamiento de los costarricenses. De hecho, el presidente Carlos Alvarado dice que “nuestra mejor vacuna contra el COVID-19 es tener una población disciplinada y educada, y un sistema de salud bastante consolidado”.

Según en un reportaje de BBC, en “un reporte de Google basado en ubicación de teléfonos móviles mostró que las visitas a comercios y espacios públicos se redujeron un 84%, y las de playas o centros recreativos, un 82%”.

Del mismo modo, las medidas impuestas por las autoridades han sido de carácter estricto y con fuertes consecuencias. Por ejemplo, en las primeras medidas, se les ordenó a los establecimientos públicos operar a un máximo de 50% de su capacidad; sin embargo, tras el incumplimiento de los bares, casinos y discotecas, el ministro de Salud procedió a cerrarlos.

No obstante, el señor Salas reconoce que “Muchos se han comportado a la altura. Han entendido el momento histórico que estamos viviendo, es un momento muy delicado“. Como se mencionó antes, el pasado 27 de abril las autoridades sanitarias han permitido la operación de algunas actividades, con ciertos límites. De acuerdo a el presidente Alvarado, “este no es omento para cantar victoria, este momento es para continuar con la disciplina”.

 

5. Su tamaño y su población

Costa Rica tiene una extensión de 51100 km2 y su población es de 5 millones. Dos terceras partes de la población se ubica en la zona metropolitana de San José. Debido a que esta zona es la más afectada por el COVID-19, las autoridades han logrado enfocar los recursos médicos en esta área.

Aunque no cabe duda de que Costa Rica ha manejado la situación de la mejor manera posible, todavía hay ciertas debilidades.  Durante estos meses, se han efectuado muy pocos exámenes para saber cómo está la población. Sin embargo, debido a los pocos casos presentados en los pasados veintidós días, el Gobierno costarricense ha tomado la decisión el 27 de abril de permitir las actividades diarias poco a poco y con ciertos límites.

Si todo sale bien, Costa Rica habrá pasado la crisis para el final del verano. No obstante, esto no es justificación para el pueblo costarricense de bajar la guardia. Hasta que no salga alguna vacuna, la nación tendrá que priorizar el distanciamiento social, cambiar algunas costumbres y reforzar las condiciones higiénicas. Mientras tanto, lo mejor es mantener la postura tan positiva que siempre ha caracterizado al costarricense.

¡Pura vida!

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here