Un joven talento madrileño

Latest

El artista urbano Siko (@sikobx) es un joven dispuesto a reivindicar el talento de las afueras de Madrid. Además de un gran amigo, representa la pasión por la música, la ambición y la pertenencia a la comunidad. 

Nacido en la capital española, emigró junto a su familia a Bruselas (Bélgica) con tan sólo 6 años. Durante 12 años, aprendió idiomas como el francés y el inglés. Su adaptación al territorio belga no fue fácil; experimentó muchas dificultades personales por haber tenido que abandonar Alcalá de Henares (Madrid) y se vio forzado a aprender los idiomas del país en la escuela. Al no ser nativo, los niños lo marginaban porque eran incapaces de comunicarse con él, quien apenas comenzaba a controlar su propio idioma. 

En ese momento, Miguel (Siko) decidió empezar a liberar su frustración e impotencia con el deporte, concretamente, el fútbol. Con los años mejoró su situación, hasta que, por desgracia, se lesionó la rodilla. Tuvo que dejar lo que más amaba y le llenaba por dentro, lo que le supuso un gran vacío que le hundió en un pozo sin fondo. Aparecieron nuevos amigos y nuevos amores, pero como él mismo dijo una vez: “No existen los para siempre, los amigos desaparecen y los amores que pensábamos que eran eternos se desvanecen”. El desamor abrió una nueva puerta para Miguel: la música. 

Desde pequeño, se había visto atraído por los artistas cuyas letras transmitían sentimientos, narrando historias y contando sus experiencias. Creyó que él también podría hacerlo y descubrió su talento musical, desconocido hasta el momento. Se adentró en el mundo del HipHop, escribiendo rap en inglés a los doce años. Sin embargo, no conseguía transmitir lo que quería con sus palabras anglosajonas, por lo que, a sus quince primaveras, cambió al castellano y tomó como referencias a artistas reconocidos tales como Kase.O, Nach, Violadores del verso, El Chojin, Porta, Arce, Hard Gz, Ayax y prok, Dollar Selmouni y, más adelante, a artistas como Sosad.97, Love.Yi, Miranda, Calero LDN, Mayo 214, Nikone, Swit Eme, Serko, Garfio R, entre otros. Escribía canciones que no publicaba en ningún sitio, con el fin de disfrutarlas él mismo. Miguel, finalmente, se transformó en Siko. 

De vez en cuando, cantaba a capela a sus amigos más cercanos las canciones que guardaba en su libreta. De esta forma, entendían su situación y cómo se sentía por dentro. Comenzó a publicar sus canciones con diecinueve años, exactamente el veintiuno de diciembre de 2021 con la canción de Agonía, un tema que relata uno de sus grandes desamores. En sus composiciones, toca temas sensibles como lo son el romántico y es fácil sentirse identificado.

Cuando se le pregunta sobre quién es Siko, sus palabras textuales son: “Siko es solamente una extensión de Miguel, es la parte poética y reflexiva que refleja todos los sentimientos que le afectan en su vida cotidiana. Siko es un artista en crecimiento que funde sus experiencias con tinta en el papel. Busca la sintonía de sus pensamientos y sentimientos para escribir canciones que puedan transmitir sensaciones únicas. Intenta encontrar la conexión con sus oyentes a través de vivencias iguales o similares que puedan compartir, quiere que su música funcione de refugio para aquellos que lo necesiten en tiempos difíciles. Hay momentos que creemos que no hay salida, pero a pesar de lo oscuro que pueda verse todo, siempre va a haber una luz que asome entre las sombras para darnos esperanza.” Queda claro que, con su creatividad, originalidad incomparable y talento sin precedentes, está intentando llegar a tantos jóvenes como pueda y hacerles ver que no están solos, que no son raros por sentir lo que sienten, que está bien no estar bien siempre. Siko quiere darse a conocer, buscar más oyentes. Desea mostrar el arte urbano que esconde España y consolidar bien esta industria, como la hay ya en otros países como Francia o Estados Unidos.

Pero la verdadera pregunta es: ¿por qué la gente, hoy en día, escucha tanta música? Evidentemente, cada uno es diferente y, por ende, cada cual tiene sus propios motivos. Además, las razones varían dependiendo del día y la situación. La respuesta puede ser de tipo emocional (estar tristes, alegres), pero también se puede recurrir a la música para distraerse, pasar el rato, por simple aburrimiento, etc. Lo que es seguro es que, para la Generación Z, la música se ha convertido en una de las principales fuentes de entretenimiento. Todo esto es posible gracias a la tecnología que tenemos al alcance de nuestras manos; nos permite envolvernos en la música de una manera profunda y diferente como nunca antes. Nuestra generación se ducha con música, hace ejercicio mientras escucha sus canciones favoritas o incluso las disfrutan mientras pasean a su perro. Se ha convertido en una salida temporal de la realidad para evadirse de sus preocupaciones reales por un tiempo, un lugar seguro. 

Aquí podéis encontrar sus perfiles de Spotify, Instagram y YouTube.

More from Author

Related

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here