Y en eso llega una manta raya y me cubre con sus alas dando vueltas como torbellinos y.…. ¿Qué es eso? ¿De dónde viene ese sonido? Ah fuck, esto es un sueño, es mi alarma de nuevo.

(Siento mi cuerpo)
(Me muevo un poco)
(Sigo sin abrir los ojos)
(Alcanzo mi teléfono)
(No lo encuentro, está perdido entre las sábanas)
(Puta, ya me estoy desesperando, donde está el celular y ese sonido me está volviendo loca)
(Ya abro los ojos)
**snooze**

Finalmente, el ringtone desesperante de la nave espacial de los aliens de Steve Jobs se acaba y me da un tiempo para revolcarme en la cama.
En este momento mi mente está en blanco, no tengo nada que pensar, solo siento las burbujas de agua distantes y me envuelve el instante nulo.
Mis piernas empiezan a tomar control. Ellas saben que tienen que empezar un día. Se estiran, se enrollan, se revuelcan y mi espalda se une. Me siento como un bebé entrenando su cuerpo para el resto de los días.
Mis ojos y cabeza todavía no quieren cooperar, no han tenido la fuerza suficiente para desafiar la gravedad.
Ahí está, el primer pensamiento.

“¿Qué hora es?”
**8:08**
“Tengo ya menos de media hora para alistarme. ¿Qué hago? ¿Me baño en carrera y no desayuno, oooo……?
¿A ver cuántas faltas tengo en esta clase…? “

(Busco el celular de nuevo, otra vez está en algún agujero negro de esta cama infinita. Me dan más ganas de tirar la toalla y solo quedarme un rato más con la manta raya.)
(Lo encuentro)

“¿Qué iba a hacer?”

(Abro automáticamente la aplicación de Instagram)
(Scrolleo por todo el feed y no proceso nada hasta ver un story de algún engendro que salió de fiesta ayer con un reggaeton que ni se entiende. Ahora me desperté un poco más. Ugh.)
(Abro WhatsApp, la gente del grupo de clase está hablando de las lecturas. Fuck. Las lecturas. No las leí.)
(Abro Campus, duro lo que se siente una eternidad para poder abrir el enlace de la clase, pero la universidad no ha logrado todavía hacer la página mobile-friendly)
(Llego a ver mi asistencia, tengo dos faltas.)

“Bueno, ya que, ya estoy despierta, iré a la clase.”
“¿Qué hora es?”
**8:15**
“Pues sí, me toca correr.”

(Se enciende el receptor base del cerebro para mandar la señal esperada de todo el cuerpo. Los músculos se tensan, el sistema digestivo se acelera, los brazos piden ayuda, la mirada va hacia el cielo y finalmente los glúteos se contraen. La bandera ha subido y ya estoy finalmente fuera de la cama, lista para empezar un nuevo día.)