El turismo es vital para el éxito de muchas economías a nivel mundial. Este aumenta los ingresos de la economía, crea miles de puestos de trabajo, desarrolla las infraestructuras de un país y siembra un sentido de intercambio cultural entre extranjeros y ciudadanos.

El Instituto Nacional de Estadística, a través de la Encuesta de Turismo de Residentes, examinó los movimientos vacacionales y de viajes de los residentes españoles. A nivel nacional, el conjunto de los españoles realizó un 82% menos de desplazamientos de lo habitual durante el segundo trimestre del año. Asimismo, el gasto de los residentes españoles en viajes y desplazamientos se redujo un 89% durante este período, hasta apenas 1.200 millones de euros. De ahí se observan los problemas que atraviesa actualmente el sector turístico, que estima que perderá 100.000 millones de euros de ingresos a finales de año.

Fernando Valdés, secretario de Estado de Turismo de España, dijo que las cifras muestran cómo el COVID-19 está afectando negativamente al sector turístico por las restricciones de movilidad internacional y la falta de confianza de los turistas receptores, un impacto que se está sintiendo en todo el mundo. No obstante, las empresas, negocios locales y puntos turísticos del país, no necesitan visualizar las estadísticas para darse cuenta de cómo el COVID-19 está afectando la economía. 

Durante el bloqueo total en abril y mayo de la actividad turística en España, se perdió el 100% de los turistas, esto ocasionó un descenso alarmante en los ingresos al país. Asimismo, la pérdida del 97% de turistas en junio solo era de esperar cuando las fronteras no se abrieron hasta el 21 y en julio la pérdida fue de un 75%. Durante el mes de agosto solo llegaron a España 2,44 millones de turistas extranjeros, una caída del 75,86% respecto a los mismos meses del año anterior, cuando más de 10 millones de viajeros extranjeros eligieron España para tomar el sol del verano.

La crisis sanitaria del coronavirus y su posterior crisis económica ha impactado negativamente este sector, ya que las restricciones de movilidad y el miedo al contagio han hecho que haya menos turismo. De acuerdo con la información suministrada por el INE, en lo que va de año el colapso de la llegada de turistas internacionales se sitúa en el 73%. 

Entre enero y agosto han llegado a España casi 15,7 millones de turistas extranjeros frente a los casi 58,2 millones del mismo período del año anterior, una pérdida de casi 42 millones de viajeros. En el mes de septiembre no hubo ningún cambio significativo en estas cifras. El gasto turístico se acerca a los 16.750 millones, un 73,8% menos que en el mismo período del año anterior. 

El turismo en la última década se ha convertido en el sector que más riqueza aporta a la economía española. La asociación empresarial World Travel & Tourism Council en el 2019, explicó que el sector turístico en España emplea casi 7 veces más puestos de trabajo que la automoción, y casi 3 veces más que el sector financiero, empleando a más de 2.8 millones de personas y aportando un 14.6% de ingresos anuales al PIB. 

Pedro Aznar, profesor del Departamento de Economía, Contabilidad y Finanzas de ESADE, asegura que “la nueva normalidad no ha permitido recuperar lo perdido en el confinamiento”, y que la misma “no será recuperada hasta el 2022”. De momento, las nuevas restricciones en comunidades autónomas como Andalucía, Madrid y Cataluña, las cuales buscan controlar el aumento de casos en España, no ayudarán en nada al sector durante el último trimestre del año. De acuerdo con el informe trimestral del Banco de España, estas nuevas restricciones han tenido y seguirán teniendo un impacto negativo en la reapertura limitada de las fronteras y actividad turística. 

El desastre del turismo en España, ha causado que, por cada reserva haya 161 cancelaciones. Actualmente, casi el 80% de las empresas cuentan con menos de 5 empleados, por encima de la media del 70% observada en la zona euro según el Banco de España, el cual no se cansa de advertir acerca de que esta característica debilita más al país ante la crisis venidera. De hecho, casi 40.000 bares, restaurantes y hoteles ya bajaron sus persianas, y la federación de hostelería cuenta con otros 25.000 cierres antes de finales de año, lo que supondría un 20% del total. Es por esto que el aumento sostenido del número de contagios por la COVID-19 detectados en territorio nacional a partir de mediados de julio ha causado que los españoles y residentes del país pierdan la esperanza en que haya mejoría durante el resto del año y hasta el próximo.

Por otro lado, el pasado 29 de septiembre, el Consejo de Ministros aprobó conceder 485.000 euros en subvenciones repartidas entre 8 asociaciones del sector turístico. El objetivo de estas ayudas es “apoyar la oferta turística de calidad, promocionar los valores medioambientales y sociales, mejorar la competitividad del tejido turístico y mejorar el conocimiento del sector turístico y sus diversas variantes, como el turismo de espacios naturales, de salud, gastronómico o el asociado a congresos”, una alternativa prometedora para impulsar y estimular tanto el mercado local como internacional durante esta crisis sanitaria. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here