El Día de la Raza se conmemora anualmente el 12 de octubre, fecha que marca la travesía del explorador Cristóbal Colón, el cual desembarcó por primera vez en el continente americano en el año 1492. Esta festividad se celebra a nivel mundial con desfiles, días feriados y actividades sociales, dado que la llegada de Colón para numerosos países de América y Europa representa una fiesta nacional y patrimonio histórico y cultural del descubrimiento de América y reconocimiento a la diversidad. En este día se festeja el intercambio libre de conocimientos, valores, creencias y cultura entre diferentes tipos de personas que conviven a diario en un mismo espacio. 

En los Estados Unidos, la primera celebración del Día de la Raza tuvo lugar en 1792, cuando la Orden Colombina de Nueva York, realizó un evento para conmemorar el 300 aniversario del histórico desembarco. Orgullosos del lugar de nacimiento y la fe de Colón, las comunidades italianas y católicas en varias partes del país comenzaron a organizar ceremonias religiosas y desfiles anuales en su honor. En 1892, el presidente Benjamin Harrison emitió una proclamación alentando a los estadounidenses a conmemorar el 400 aniversario del viaje de Colón con festividades patrióticas, escribiendo: “En ese día, deje que la gente, en la medida de lo posible, deje de trabajar y se dedique a los ejercicios que pueda. Expresar mejor el honor al descubridor y su aprecio por los grandes logros de los cuatro ciclos completos de la vida estadounidense”. En 1937, el presidente Franklin D. Roosevelt proclamó el Día de Colón como feriado nacional, en gran parte como resultado del intenso cabildeo de Caballeros de Colón, una influyente organización fraternal católica. Aunque el Día de la Raza es considerado una festividad del gobierno federal, no todos los estados lo consideran como un día libre del trabajo.

En España se conoce como la Fiesta Nacional o el Día de la Hispanidad en donde se conmemora por igual el aniversario de la llegada de Cristóbal Colón a las Américas, como hallazgo histórico del país.  El evento principal que tiene lugar el 12 de octubre es el desfile militar en Madrid en el que participan todo el armamento del ejército: aviones, tanques y otros cuerpos. Recorre el Paseo de la Castellana y asisten los Reyes, sus hijas y destacados políticos de la época. Hay dos momentos impresionantes durante el desfile. Uno es cuando el equipo de acrobacias del Ejército del Aire español, la Patrulla Águila, suelta un humo rojo y amarillo formando la bandera española. El segundo es cuando un paracaidista salta de un avión con la bandera y se la ofrece a la Familia Real al aterrizar. Una vez finalizado el desfile, las familias disfrutan del día libre juntos comiendo fuera o haciendo otras actividades de ocio. Sin embargo, al ser un día festivo, la mayoría de las tiendas y negocios cierran el Día Nacional de España.

El Día de la Hispanidad es también un día en el que muchos museos y palacios de Madrid abren sus puertas al público. También hay diversas actuaciones en el Instituto Cervantes de Madrid así como exposiciones especiales. A diferencia de otras fiestas españolas, no hay comida especial asociada con esta festividad, aunque en el Día de la Hispanidad se celebran reuniones familiares y abundantes comidas llenas de deliciosas recetas tradicionales españolas. Para los españoles este día sirve para conmemorar los lazos que unen al mundo hispanohablante. Es un símbolo de cómo la lengua y la cultura española se extendieron de Europa a América. 

No obstante, esta celebración comenzó a ser rechazada durante el siglo XIX, cuando grupos anti-inmigrantes en los Estados Unidos y en América Latina rechazaron la festividad debido a su asociación con el catolicismo. En última instancia, la era del colonialismo español en las Américas comenzó con su descubrimiento, un capítulo oscuro que representa genocidio y siglos de represión a los ojos de muchos pueblos indígenas. El Día de la Raza sigue siendo muy controvertido; sin embargo, todavía se celebra, aunque con diferentes nombres en diferentes lugares del mundo. 

Algunos países lo han rebautizado como “Día de la Resistencia Indígena” en Venezuela, “Día de la Descolonización” en Bolivia”, “Día de la Diversidad Cultural” en Argentina, y “Día del Descubrimiento de los Dos Mundos” en Chile. Hoy, el Día del Descubrimiento de Dos Mundos está marcado por protestas, desfiles y eventos culturales que tienen como objetivo celebrar los diversos grupos étnicos de Chile. Ecuador, Costa Rica, Bolivia, Nicaragua, Venezuela y Argentina siguieron estos pasos al quitarle el protagonismo a Colón o el “descubrimiento” desde una perspectiva extranjera y, en cambio, pretendía celebrar el “crisol” de los pueblos europeos e indígenas que componían la sociedad multicultural de América Latina. Estos nombres tienen como objetivo promover y celebrar la diversidad étnica que resultó de la conquista española.

Para estos países y muchos más esta festividad es un recordatorio de los cientos de años de genocidio, esclavitud y represión cultural. Estos eventos y la propagación de enfermedades infecciosas como la viruela y la influenza, diezmaron a las poblaciones indígenas y a los nativos del continente americano. La idea es que el  día debe usarse como una oportunidad para honrar la memoria de las víctimas de la colonización, y no para glorificar la brutal conquista y explotación de los nativos americanos que siguió como resultado del descubrimiento de Colón.

No obstante, en mi país, la República Dominicana, la gran exploración de Colón es reconocida como una festividad nacional y conmemora nuestra herencia cultural y diversa. La recreación de los espacios en que vivieron nuestros aborígenes, las charlas, conferencias, actividades lúdicas y pintorescas, son sólo algunos de los eventos que se realizan en nuestro país para conmemorar la fecha. El encuentro primeramente de las culturas europeas y la aborigen y posteriormente la de los esclavos africanos, incidieron en la creación de una nueva identidad, sea intencional o accidentalmente lo que conformó los rasgos que hoy caracterizan al dominicano. La fusión de elementos de estas culturas han originado la conformación del tipo de música como el merengue, nuestro idioma “el español”, etnicidad, alimentación, vestir y un estilo de pensar en los criollos, diferente al de las demás naciones que han influido en nosotros. En el marco de esta celebración, la mayoría de los dominicanos celebran la influencia de los españoles y africanos en nuestra tierra. Desde mi punto de vista es lamentable ver la negligencia de la sociedad ante la doble moral de esta celebración, aunque todo depende de perspectiva. 

Siempre existirán argumentos a favor y en contra al Día de la Raza o Día del Descubrimiento de América. Algunos consideran que Cristobal Colón marcó un antes y un después en la historia de múltiples naciones, mientras que otros piensan que él no descubrió un nuevo mundo porque el mismo ya contaba con sociedades establecidas. Por igual, otros discuten como Colón fue el responsable de la eliminación de cientos de personas y otros lo veneran por otorgarle herencia cultural a múltiples naciones. Sin embargo, como dice el refrán “cada cabeza es un mundo”, es decir, que todos estemos donde estemos y seamos de donde seamos somos dueños de nuestros pensamientos y anhelos; lo que implica que cada país es libre de conmemorar y/o celebrar cualquier evento que sea de importancia para su población y que sobre todo los haga sentir orgullosos de su tierra e historia.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here